Desde el miércoles pasado, los vecinos de barrio SMATA 1 conviven con una cloaca a cielo abierto. Las aguas servidas corren como ríos desde la vereda hacia la calle en la esquina de Kloosterman y Río Negro.

Allí, hay dos comercios, una despensa y una panadería que se han visto seriamente afectadas por los desbordes. Así mismo, en ese lugar está la parada de ómnibus, donde los usuarios del transporte urbano se sintieron molestos por el olor nauseabundo que se siente en el ambiente.

DTVN estuvo en el lugar hablando con los vecinos.