Familiares, amigos y vecinos de Andrea Castana, marcharon por las calles de Villa Carlos Paz pidiendo justicia. Han pasado tres años del terrible crimen que conmocionó al Valle de Punilla y aún no hay respuestas.

“La justicia no hace nada, la causa está frenada” Dijo Guillermo Castana, tío de la joven encontrada en una de las estaciones del Cerro “La Cruz”, descuartizada, enterrada y con signos de violación.

Sobre la causa, aún esperan los resultados del cotejo de ADN que fue derivado a Buenos Aires para ser sometido a estudios.

En la tarde del domingo, un numeroso grupo de peregrinos caminaron hasta el pie del cerro, donde sus dos mejores amigas, Nadia y Gabriela, leyeron un texto recordando a la joven fallecida y como reconocimiento inaugurando un nuevo mural en su honor.