La situación en barrio Villa El Libertador se agrava con el tiempo. Hace tres años vecinos de la zona vienen reclamando constantemente por el hundimiento de las casas a causa de las napas.

Previamente, las autoridades habían delimitado una zona de peligro de las casas afectadas por el problema de las napas. Hoy en día, ya son varias las viviendas que notan rajaduras y pozos y que incluso, no están comprendidas dentro de ese perímetro.

En la última semana, los cimientos de dos viviendas comenzaron a ser socavados y tuvieron que ser cercadas porque existe la posibilidad de derrumbe.

Los vecinos, cansados de no ser escuchados, exigen una solución inmediata a un problema con el que no pueden seguir conviviendo.

 

Artículos Relacionados