En la fiesta clandestina, había 200 chicos de entre 16 y 18 años, manifestaron autoridades municipales quienes se hicieron presente en el lugar.

El evento, que no tenía autorización, ocurrió en el club Banco de barrio Quintas de Argüello. En ese lugar, se vendían bebidas alcohólicas.

Desde la Secretaría de Control Municipal, su titular, José Olmos, dijo que las autoridades pudieron constatar que los jóvenes bajaban cartones de vino.”Eran menores de 16, 17, y 18 que fueron a esta fiesta aún teniendo clases hoy. La modalidad es pasar de largo. Estas son las tradicionales fiestas de despedida de quinto y sexto año”manifestó olmos.

Artículos Relacionados